Mostrando entradas con la etiqueta abordaje. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta abordaje. Mostrar todas las entradas

miércoles, 23 de agosto de 2017

Corea del Norte: El éxito diplomático en la captura del USS Pueblo

Corea del Norte y el Pueblo

Régimen de gángsters


Recordando uno de los horribles triunfos de la política exterior de Corea del Norte




ALTO en la agenda de John Kerry, el secretario de Estado de Estados Unidos, mientras hacía breves visitas a Seúl y Pekín esta semana, era el dolor de cabeza perenne de cómo tratar con Corea del Norte. Es probablemente un pequeño consuelo que al menos las cosas no son tan malas como lo fueron en 1968. Ese fue el año en que Corea del Norte se apoderó de un buque de espionaje estadounidense, el USS Pueblo, matando a un miembro de la tripulación y torturando a los otros 82 rehenes por casi un año.
Un buen libro nuevo, sin embargo, "Act of War: Lyndon Johnson, Corea del Norte y la captura de la nave espía Pueblo", es un recordatorio también de lo poco fundamental ha cambiado en el régimen de Corea del Norte desde entonces. Todavía no es tanto un estado pícaro como un gángster, que mantiene su poder con brutalidad inigualable en el país y establece sus propias reglas en el extranjero.
El libro, de Jack Cheevers, ex reportero del Los Angeles Times, se basa en extensas entrevistas con la tripulación y otras personas involucradas en el desastre y en material recientemente desclasificado. Es en parte una dolorosa historia humana del sufrimiento de la tripulación y en particular de su capitán, Lloyd M. ("Pete") Bucher.

Sufrían terribles palizas físicas a manos de sus captores y condiciones espantosas. Y Bucher tuvo que vivir con la humillación de ser el primer comandante naval norteamericano desde 1807 en entregar su nave sin pelea, ya una dictadura comunista, con lo que el señor Cheevers llama "una armada de bañera".

Como resultado, Corea del Norte obtuvo acceso a un tesoro de secretos estadounidenses, que presumiblemente compartió con su entonces aliado, la Unión Soviética. Fue casi un medio siglo antes de las revelaciones de Edward Snowden, lo que un historiador de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos llamó "la peor pesadilla de todos, superando en daños todo lo que le había pasado a la comunidad criptológica".

La debacle americana fue el resultado de lo que parece incompetencia extraordinaria. El pueblo "gimió bajo el peso de una pequeña montaña de papeles secretos", pero no tenía medios para deshacerse rápidamente de ellos o de su equipo electrónico de última generación. Estaba demasiado ligeramente armado para defenderse, pero otros barcos y aviones estaban demasiado distantes para acudir en su ayuda cuando fue secuestrado en la costa norcoreana. Justo antes de que el Pueblo llegara, la radio norcoreana había amenazado con "contramedidas decididas" contra "barcos espías" estadounidenses, y la tensión había aumentado cuando los comandos norteños fueron interceptados en Corea del Sur en una misión fallida para asesinar al presidente Park Chung-hee. Sin embargo, las señales de advertencia fueron ignoradas.
Para Corea del Norte, el asunto fue un triunfo. Además de la ganancia inesperada de inteligencia, todavía es capaz de retratar la captura como un triunfo sobre la superpotencia, utilizando el pueblo como una atracción turística. Y sólo liberó a la tripulación después de recibir una abjeta y falsa disculpa americana.
Dos características escandalosas del comportamiento de Corea del Norte en 1968 siguen siendo, por así decirlo, la política oficial. Uno de ellos es un desprecio total por el derecho internacional. El pueblo estaba en aguas internacionales. Desde entonces Corea del Norte ha participado en ataques terroristas contra aviones de pasajeros y en terceros países (como Birmania en 1983); Falsificación de moneda y contrabando de drogas; En la salida del Tratado de No Proliferación Nuclear; Y, en fecha tan reciente como 2010, al hundir un buque naval surcoreano.
Otro es el hábil uso del miedo a la escalada inaceptable para conseguir su camino. Lyndon Johnson, en el apogeo de la guerra de Vietnam, se mostró reacio a abrir un segundo frente en Corea, temiendo que las represalias contra el Norte pudieran provocarlo para atacar al Sur o alentar al Presidente Park a invadir el Norte. Ahora el arsenal nuclear primitivo del Norte da su chantaje otro borde de disuasión. Lo que el Sr. Cheevers escribe sobre 1968 sigue siendo cierto: que el verdadero peligro en la península es "un error de cálculo de un lado acerca de cómo el otro reaccionaría a una provocación seria".

Un tercer aspecto del comportamiento de Corea del Norte, sin embargo, ya no puede ser sostenible. Antes de firmar la humillante disculpa americana que aseguró la liberación de la tripulación del Pueblo, los estadounidenses dejaron claro en público que pensaban que era una tontería. Esto no le importaba a los norcoreanos, ya que su propio pueblo nunca necesitaba saber sobre el "pre-repudio".
Al tratar con Corea del Norte ahora es un poco de consuelo pensar que sus líderes ya no pueden estar tan seguros de que su control de la información es tan impermeable. Pero, de nuevo, eso podría hacerlos aún más intransigentes.

(Crédito de la imagen: AFP)